REORGANIZACIÓN Y SIMPLIFICACIÓN SOCIETARIA

Como resulta lógico, las estructuras societarias que en un momento dado resultaron correctas y válidas, con el paso del tiempo, han dejado de resultar eficientes. Esta circunstancia, afecta sobre todo a los aspectos fiscales derivados de la actividad económica o incluso de la falta de ella, cuando se trata de sociedades meramente patrimoniales.

Nuestros clientes recurren a Fitzwilliam para que revisemos la eficiencia tributaria y mercantil de su conglomerado de empresas. El objetivo es dual, en primer lugar, el cliente busca determinar si es aconsejable la persistencia de una estructura que pudiera resultar obsoleta y, en segundo lugar, se requieren soluciones a medida adaptadas a los últimos y más complejos retos normativos.

Start-Up: Desde Fitzwilliam hemos podido observar como brillantes ideas de negocio han fracasado estrepitosamente, a pesar de la ilusión, esfuerzo y alto conocimiento sectorial de sus precursores. En muchos de estos casos el denominador común que hemos identificado ha sido un deficiente o nulo asesoramiento jurídico desde un punto de vista fiscal y mercantil. Por ello, desde Fitzwilliam ofrecemos a start-up un completo servicio de asesoramiento jurídico, desde la fase seed hasta la fase growth, que funcione como catalizador y facilite el éxito de las futuras rondas de financiación entre inversores cualificados.